domingo, 19 de marzo de 2017

Domingo 19 de marzo: LOS BLANCARES

     Heme yo aquí, después de tan turbulenta y triste semana en lo que a nivel personal se refiere, para contar como es debido las vicisitudes del día ocurridas durante la marcha al puerto de Blancares.

     Marzo va pasando y con esta marcha, damos paso a la primavera. Hoy teniamos una ruta "bonica". No tiene especial dureza, tanto en km como en subidas pero si es una marcha a tener en cuenta ya que todo el recorrido de la ida se desarrolla en una continua ascensión son el aliciente de que siempre nos encontramos por la zona diversas peñas y grupetos de amantes de este deporte y que pueblan con un bonito colorido estos parajes montañeros.

    Como era natural, todo el grupo hemos atravesado una Granada que a esas horas tempranas de la mañana luce con más glamour que nunca. Una Granada que hoy celebraba un acontecimiento deportivo y que por tal motivo nos han desviado hacia otra ruta de la habitual no pasando por el emblemático barrio del Realejo.

     Una vez superado tal escollo, el grupo enfila la carretera de la sierra con las aspiraciones puestas en la subida, lo que propicia que los participantes en la marcha de hoy decidan cada uno el ritmo a mantener.

     Servidor, muy mermado física y moralmente, decide no agotar reservas de manera temprana ya que no está el horno para bollos y decide templar la cosa lo más posible ya que la penitencia de la subida podía pasar factura en el momento menos esperado. 
     A mi lado, un paternalista Emilio (el Fernández) que, junto a un nutrido grupo de compañeros, no han dejado de acompañar esta travesía, lo que desde estas lineas agradezco sobremanera.

     Poco a poco, iban cayendo kms. Por delante, imagino el "tostoneo" que se habrá liado en las subida con el grupo de los aguilillas que hoy era más nutrido que nunca.

    Así las cosas, nos hemos plantado en el cruce del Tocon de Quentar, donde se decide por parte de este que os cuenta, que ya está bien (no por falta de fuerzas, que las tenía, sino por desgaste psíquico) y tiro para el pueblo dejando a los demás que suban a los Blancares donde estaba establecido el punto de llegada.

    Bravo por Miguel Cámara, que a base de pundonor se ha plantado arriba en el puerto, con sus 1297 m. de altitud consiguiendo así su primer bautizo ciclista (aunque la prisa por volver no le haya dejado tiempo para inmortalizar tal hazaña).

    En el regreso, con cautela hasta Cenes donde este que os relata ha cometido la torpeza de invitar a los demás a bajar a Granada por la carretera nueva de la Sierra para así evitar el peligroso e incómodo paso por los semáforos de la zona lo que ha provocado que tengamos que atravesar los túneles del Serrallo, en plena autovía y cargados de trafico.
     En mi defensa he de decir que pensaba que en la rotonda había una incorporación a la antigua carretera de la Sierra, cosa que nos hemos dado cuenta que no hay.
      Por suerte, no ha habido que lamentar infortunio alguno salvo la confusión que se ha creado ante tal incidente.

     Nota para los más despistados: LA SEMANA QUE VIENE CAMBIAN LA HORA por lo que deberéis adelantar los relojes una hora el sábado por la noche para no llegar tarde al punto de partida.


Para ver las fotos de hoy, pincha AQUI


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada